Viernes, 18 Agosto 2017
Ultimas noticias
Casa » La Liga, campeonato difícil para los entrenadores

La Liga, campeonato difícil para los entrenadores

24 Marcha 2017
La Liga, campeonato difícil para los entrenadores

El fútbol, en especial el que se ve en la Liga Santander, es un deporte espectacular y con muchos goles, lo que implica una necesidad de mantener siempre alto el listón y ofrecer un juego aceptado por afición y directiva. El gran éxito de los clubes españoles en  los últimos años está corroborado por los triunfos del Real Madrid y el Fc Barcelona en la Champions League y del Sevilla Fc en la Europa League. 

Sin embargo, vemos que ni tan siquiera en estos clubes es fácil que el entrenador se quede, como demuestra el cese de Rafa Benítez por parte del Madrid en el diciembre 2015, cuando el entrenador madrileño fue despedido por no alcanzar resultados importantes en la Liga para que le sucediera Zinedine Zidane, que finalmente llevaría al equipo blanco a ganar la Champions League cinco meses después.

Las exigencias de los presidentes de hoy en día y los desencuentros entre algún técnico y los directivos de los clubes están a la base de los frecuentes despidos de los entrenadores, que no dejan de ser víctimas en muchos casos. Eso pasa porque lo que se busca últimamente son resultados a corto plazo y la paciencia es muy poca y, por ende, la Liga y los principales campeonatos europeos son cada vez más complicados para los técnicos. Esta temporada en la Liga 8 de los 20 equipos del campeonato ya han cambiado, al menos una vez, a su técnico, como se desprende de un estudio estadístico realizado por Bwin.

 

 

 

El ejemplo más evidente de discrepancia entre una directiva y un entrenador en lo que va de Liga esta temporada es sin duda el de Cesare Prandelli, que no duró ni 10 jornadas en el banquillo del Valencia y terminó por irse por no haber recibido los refuerzos requeridos en el mercado de fichaje. Lo contradictorio, que también resultó ser cómico, es que poco después de la ida del entrenador italiano llegó el delantero Simone Zaza, que él mismo había pedido antes. La aventura de Prandelli duró un par de meses en Valencia, es decir desde la séptima hasta la decimoquinta jornada de Liga, cuando fue reemplazado por Voro, que todavía está al mando del conjunto ‘Che’.

 

 

 

Antes del caso Prandelli hubo otro curioso, es decir el de Marcelino, entrenador asturiano que fue destituido por el Villarreal antes de empezar la temporada. En este caso también hubo incomprensiones con la directiva del club, aunque finalmente la elección de Fran Escribá fue un éxito, puesto que el equipo castellonense encontró un buen equilibrio, un juego concreto y pelea ahora en puestos de Europa League, aunque haya caído eliminado de esta competición. Otro caso particular es el del Málaga que, habiendo apostado por Juande Ramos, un técnico que había conseguido grandes resultados en el pasado al mando del Sevilla, decidió cesarlo en la jornada 16 para poner en su banquillo a Gato Romero, que sería también despedido 10 jornadas después para dar paso a Michel, que después de su experiencia fallida en el Olympique de Marsella, vuelve a intentar dar un paso al frente en España.

 

 

Estos son los casos más evidentes de que ser entrenador en la Liga no es una tarea nada sencilla.