Martes, 30 May 2017
Ultimas noticias
Casa » El Atlético Nacional es eliminado de la Copa Libertadores

El Atlético Nacional es eliminado de la Copa Libertadores

19 May 2017
El Atlético Nacional es eliminado de la Copa Libertadores

Con la motivación de quedarse con el título de la Recopa Sudamericana e ir subiendo su nivel en los últimos compromisos internacionales, Atlético Nacional trabaja pensando en su decisivo encuentro ante Botafogo de Brasil por la 5 fecha de la Copa Libertadores, donde está obligado a ganar si no quiere despedirse prontamente del certamen. Tampoco podrán ser alineados el zaguero Emerson Silva y el centrocampista argentino Walter Montillo, que se recuperan de lesiones y hasta ahora no han sido liberados por los médicos.

Ante el elevado número de bajas, el técnico del club carioca, Jair Ventura, tendrá que improvisar al volante Fernandes como lateral y convocar a Emerson Santos en el lugar de Marcelo, para integrar la dupla de zagueros al lado del argentino Joel Carli, y al volante Rodrigo Lindoso en el de Aírton.

Una última oportunidad tenía Atlético Nacional de avanzar en la presente Copa Libertadores. Los de Río de Janeiro llegan con bajas considerables. Los de Reinaldo Rueda no encontraron respuesta, y se fueron con las manos vacías.

El entrenador colombiano espera que, con el Botafogo más abierto en casa ante la necesidad de vencer, diferente del que recibió en Medellín y que jugó a defenderse para aprovechar los contragolpes, el Nacional tenga más espacio para exhibir su fútbol de toque y de ofensivas.

De igual manera, el cuadro antioqueño está obligado a buscar goles que le permitan quedarse con la victoria, para eso implementará un equipo ofensivo que le permita tener esa profundidad en la zona del frente de ataque.

Para el partido del jueves, el conjunto colombiano no podrá contar por una lesión muscular con el centrocampista Mateus Uribe, cuyo lugar debe ser ocupado por Aldo Leao Ramírez.

El jugador del Botafogo, Camilo (d), celebra el gol.

Atlético Nacional, por su parte, intentó por la banda izquierda con el habilidoso Andrés Ibargüen, por derecha con Rodin Quiñones, pero naufragó en su propia impotencia y se despidió con más pena que gloria del torneo en que defendía su corona.