Lunes, 20 Noviembre 2017
Ultimas noticias
Casa » El presidente Macri almuerza con el entrenador de Boca antes del superclásico

El presidente Macri almuerza con el entrenador de Boca antes del superclásico

19 May 2017
El presidente Macri almuerza con el entrenador de Boca antes del superclásico

Guillermo Barros Schelotto, el DT de Boca, repetirá el equipo que el sábado último igualó sin goles ante Estudiantes en La Plata.

Por ese motivo, Fernández ocupará el lugar que dejará el uruguayo Rodrigo Mora, quien tomó el lugar que había dejado "Nacho" durante el tiempo que estuvo lesionado.

River formará con: Augusto Batalla; Jorge Moreira, Jonatan Maidana, Lucas Martínez Quarta y Milton Casco; Gonzalo Martínez, Leonardo Ponzio, Fernández y Ariel Rojas; Sebastián Driussi y Lucas Alario.

En el caso del defensor, que tiene 21 años, disputará su primer Superclásico y lo hará en la Bombonera, un estadio donde Gallardo no ganó como entrenador aún y sus equipos tampoco marcaron goles, entre Campeonato, Copa Libertadores (2015) y Copa Sudamericana (2014).

"Contra grandes equipos en Libertadores, Boca siempre ha salido a ganar, y el domingo no especulamos, vamos a salir a ganar".

Por su parte, los hinchas de River organizarán mañana al mediodía un "banderazo" en las inmediaciones del Monumental para despedir al plantel en su camino a La Boca.

River enfrentará a Boca como visitante desde las 17 en el Superclásico del fútbol argentino válido por la 24ta. jornada del Campeonato de Primera División que será controlado por Patricio Loustau.

Cuando le preguntaron sobre cómo recibió la respuesta de D'Onofrio de sus dichos sobre la racha de penales no cobrados a Boca, el Mellizo prefirió evitar otra vez cualquier tipo de discusión al respecto y afirmó: "El partido con River es el domingo a las 5 de la tarde".

"Pase lo que pase vamos a seguir punteros, lo más importante es que es el clásico, el partido que la gente y uno quiere ganar".

Aunque Boca es líder cómodo en la tabla de posiciones, con 49 puntos (siete más que River), la diferencia es mentirosa porque a los millonarios les resta un partido por jugar, para ponerse al día.