Viernes, 21 Junio 2019
Ultimas noticias
Casa » Revelan hallazgo del Templo de Ehécatl frente al adoratorio de Tláloc

Revelan hallazgo del Templo de Ehécatl frente al adoratorio de Tláloc

10 Junio 2017
Revelan hallazgo del Templo de Ehécatl frente al adoratorio de Tláloc

Los vestigios a la vista -una gran plataforma semicircular sobre una estructura rectangular aún mayor- permiten deducir las monumentales dimensiones que tuvo el antiguo templo del dios del viento, Ehécatl-Quetzalcóatl, y que los investigadores estiman en 34 metros de largo y unos cuatro de alto.

Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del INAH, destacó que la construcción del edificio no va a "afectar para nada" los vestigios, y que todavía es pronto para precisar cuándo el público podrá comenzar a visitarlos.

El arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma, quien habló del hallazgo, aseguró que los dioses mexicas combatían entre sí, pero que también se tendían la mano cuando era necesario, simbiosis que se advierte en los templos de México-Tenochtitlán.

Este descubrimiento "es un nuevo acercamiento al esplendor de la ciudad prehispánica de Tenochtitlán", dijo la ministra de Cultura de México, María Cristina García Cepeda.Sólo una cuarta parte del templo quedó develada, ya que para descubrirlo por completo se necesitarían hacer excavaciones en edificios contiguos.

En este espacio, alineado al adoratorio del dios guerrero Huitzilopochtli (el cual junto con el dedicado a Tláloc se hallaba en la cima del Templo Mayor), se detectaron restos de una escalinata por donde debieron ingresar los combatientes a la cancha ritual.

Los especialistas mencionaron que el templo recién encontrado se ubica en las inmediaciones del Templo Mayor y de México-Tenochtitlán.

Arqueólogos mexicanos mostraron por primera vez los vestigios circulares de un templo azteca dedicado al dios del viento y de una cancha de pelota prehispánica, descubiertos en el centro de Ciudad de México bajo terrenos de un hotel. Consumada la conquista, los edificios tenochcas fueron desmantelados paulatinamente en sus etapas superiores para construir la capital virreinal.

En su momento, explicó, fue un edificio monumental de casi 4 metros de altura, con un techo de paja y su acceso representaba las fauces de una serpiente.

Bajo el piso de la escalinata del juego de pelota, a 60 cm de profundidad en una fosa de 45 cm de diámetro, el equipo de arqueólogos ubicó una ofrenda "excepcional", revela Vázquez Vallín, la única oblación ritual hallada hasta ahora en las excavaciones de Guatemala 16.

"Aun cuando no existe una huella a nivel osteológico que pudiera determinar la causa de la muerte de estas víctimas, las características de los grupos cervicales y el contexto del hallazgo apoyan la hipótesis de una muerte por sacrificio", confirma Vázquez Vallín.

El PAU ha comprobado buena parte de lo citado en fuentes históricas, por lo que el conocimiento y la preservación del Templo de Ehécatl y del juego de pelota es fruto de la colaboración de varios profesionales, quienes se han comprometido con su rescate en diversas temporadas de trabajo en los últimos siete años, anotó luego Matos Moctezuma.