Miércoles, 20 Setiembre 2017
Ultimas noticias
Casa » Cuba rechaza política de Trump pero sigue abierta a un diálogo respetuoso

Cuba rechaza política de Trump pero sigue abierta a un diálogo respetuoso

19 Junio 2017

Entre los principales argumentos esgrimidos por la Administración Trump para justificar el retroceso en la política sobre Cuba figura la supuesta violación de los derechos humanos y la "falta de libertad" que hay en la isla.

Luego de que el mandatario diera un paso atrás a la política de acercamiento con La Habana, impulsada por su antecesor, Barack Obama, el Gobierno cubano lamentó las declaraciones de Trump y reiteró su llamado a un "diálogo respetuoso".

"Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba".

A través de un comunicado, el Gobierno de Cuba precisó que cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en la isla, a través de presiones e imposiciones, estarán condenadas al fracaso.

En diciembre de 2014, Obama anunció que él y el líder cubano Raúl Castro restauraban las relaciones diplomáticas entre ambas naciones bajo el argumento de que la política a la que Estados Unidos se apegó durante décadas no pudo generar un cambio y que era momento de intentar una nueva postura. Las aerolíneas de Estados Unidos y los cruceros seguirán autorizados a viajar a la isla, mientras que la política de "pies mojados, pies secos" -que permitía que la mayoría de los inmigrantes cubanos que llegaran a Estados Unidos permanecieran en el país y al final se convirtieran en residentes permanentes legales, algo a lo que puso fin Obama- no será restablecida. "No queremos que los dólares estadounidenses vayan a parar a un monopolio militar que explota y abusa a los ciudadanos de Cuba".

"Estados Unidos ha rechazado a los opresores del pueblo cubano", dijo Trump ante un auditorio atestado. Solo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos y los legisladores, en especial aquellos de ascendencia cubana como el senador republicano de Florida Marco Rubio, no han mostrado interés en hacerlo.

Según el texto, Trump justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que la ínsula realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.