Martes, 12 Diciembre 2017
Ultimas noticias
Casa » Rusia gana a Nueva Zelanda en el estreno de la Copa Confederaciones

Rusia gana a Nueva Zelanda en el estreno de la Copa Confederaciones

20 Junio 2017
Rusia gana a Nueva Zelanda en el estreno de la Copa Confederaciones

513 minutos que Nueva Zelanda no puede celebrar un gol, aquella preciada obra del fútbol.

Después de que el equipo oceánico diera un susto a Akinféev a balón parado, su punto más fuerte, Poloz de nuevo puso en corazón en un puño a sus aficionados a los quince minutos.

Cuando mejor jugaban los "All Whites", como son conocidos en contraposición al equipo doméstico de rugby "All Blacks", marcó el equipo circunscrito tras un claro decreto en la salida del balón de los visitantes.

Marinovic multiplicó las intervenciones pero no pudo hacer nada cuando Denis Glushakov le picó el balón, que después de golpear en el poste lo tocó el defensa Michael Boxall antes de entrar en el arco (31).

Para la segunda parte, en el minuto 69 llegó el segundo gol que les daba la confianza de manejar el partido.

Los neozelandeses intentaron apañarse a Rojas, futbolista de origen chileno, pero éste tan pronto como tuvo oportunidad de demostrar su clase. La organización le concedió el permio al jugador del partido a Smolov, autor del segundo tanto. Smolov fue el encargado de anotar.

"Me gustó el equipo de Nueva Zelanda, pero afortunadamente conseguimos neutralizar sus características e imponer nuestras fortalezas, fue la clave de la victoria", dijo el seleccionador ruso Stanislav Cherchesov.

Además de Rusia, país anfitrión y que también tiene garantizada la presencia en el Mundial de 2018, la Copa Confederaciones será disputada por Alemania, Portugal, México, Chile, Australia, Camerún y Nueva Zelanda.

Primero, con un remate al palo de Viktor Vasin; y luego, con disparo de Dmitry Poloz que el defensor Tommy Smith alcanzó a despejar a centímetros de la línea cuando el arquero Stefan Marinovic ya estaba vencido.

Incidencias: partido inaugural de la Copa Confederaciones disputado en el estadio San Petersburgo Arena ante unos 50.000 espectadores (más de dos tercios), entre ellos el presidente ruso, Vladímir Putin, y el de la FIFA, Gianni Infantino.