Domingo, 24 Setiembre 2017
Ultimas noticias
Casa » China tiene "gran responsabilidad" en muerte de Liu — Comité Nobel

China tiene "gran responsabilidad" en muerte de Liu — Comité Nobel

14 Julio 2017
China tiene

El disidente afirmó que deseaba ser hospitalizado en el extranjero, pero su pedido nunca fue concedido por el gobierno chino.

Liu Xiaobo conoció la prisión en la década de los noventa. Liu había regresado de una estadía de investigación en Estados Unidos.

Quería formar parte del movimiento democrático. En 1989, estuvo en el centro de la histórica protesta en la Plaza de Tiananmen, donde negoció la retirada de un grupo de estudiantes, quienes salvaron de la brutal represión que ejerció el régimen. Consiguió que no hubiese más víctimas por los ataques del Ejército contra su propio pueblo, pero esa masacre lo marcó. En la misma se llamaba al fin del gobierno de partido único en China y el establecimiento de una nueva república.

El intelectual es recordado por su campaña pacífica contra el régimen comunista de China.

Pocos días después, Liu fue detenido como el impulsor principal. El director del proceso anunció del veredicto el 25 de diciembre de 2009. Las autoridades censoras chinas impidieron además a los medios locales informar sobre el caso. En esa afirmación, Liu incluía explícitamente a jueces, policías y fiscales: "No acepto su supervisión, su detención, sus juicios, pero respeto su trabajo y su persona..." El pensamiento de enemistad puede envenenar el espíritu de una nación, destruir la tolerancia y la humanidad, y bloquear el camino al progreso y la democracia.

En 2010, cuando purgaba una condena por escribir un documento que pedía mayor libertad de expresión, se le otorgó el Premio Nobel de la Paz "por su lucha larga y no violenta por los derechos humanos fundamentales en China".

Las peticiones para que el gobierno chino libere a los disidentes enfermos no tuvieron éxito.

En mayo pasado se le diagnosticó con cáncer de hígado terminal y llevaba desde finales de junio encerrado en un hospital de Shenyang, capital de la provincia norteña de Liaoning. A mediados de junio de 2017 las autoridades le concedieron "libertad condicional por motivos médicos". Sin embargo, ni a él ni a su mujer les permitieron salir al extranjero para someterse a tratamiento.