Miércoles, 19 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Un falso médico trató de matarse al ser acusado de una muerte

Un falso médico trató de matarse al ser acusado de una muerte

01 Diciembre 2017
Un falso médico trató de matarse al ser acusado de una muerte

Chauderón se encuentra internado en grave estado en la misma clínica en la que solía trabajar.

Su seguridad al diagnosticar, el trato dado a los pacientes y su dominio del lenguaje científico burlaron a colegas, jefes y subordinados, quienes nunca dudaron de sus capacidades.

Guillermo Chauderón se desempeñaba como jefe de guardia en el Sanatorio Nuestra Señora del Rosario, pero en realidad no era médico y logró engañar a gran cantidad de gente.

Sin embargo, un simple trámite burocrático para certificar su título lo pondría al descubierto.

Hasta el momento, ninguna autoridad del municipio ni del ministerio de Salud de la provincia explicaron cómo hizo este falso médico para ejercer la profesión durante tantos años y para tener a su cargo nada menos que la guardia de un hospital.

Chauderón intentó suicidarse después de que lo descubrieran.

Un falso médico trató de matarse al ser acusado de una muerte

En este marco, fue que a principios de la semana la clínica tomó la decisión de denunciar al presunto médico falso a través de sus apoderados legales. "Investigamos esas matrículas y esas matrículas no pertenecían al doctor Chauderón". Mientras que la provincial pertenece a un profesional de la localidad de Luján que está retirado desde la década de los 90.

Ahora, la comunidad médica de San Nicolás no sale de su asombro por la adulteración de un título médico que nadie advirtió.

Chauderón contestó que había perdido sus documentos tras la inundación registrada en La Emilia.

Las alarmas se dispararon y se dio inicio a una investigación.

Esta denuncia por homicidio doloso eventual (ya que al no ser médico no cabe la denuncia por "mala praxis"), se suma a las realizadas por el propio Sanatorio de la UOM, por usurpación de títulos y honores, ejercicio ilegal de la medicina, falsificación material y el uso de documentos falsos.

Durante más de cuatro años trabajó como médico con un sello apócrifo en su bolsillo, y se calcula que atendió a más de 4.000 pacientes.