Lunes, 22 Enero 2018
Ultimas noticias
Casa » Llama el papa Francisco a acoger, conocer y reconocer a los migrantes

Llama el papa Francisco a acoger, conocer y reconocer a los migrantes

14 Enero 2018
Llama el papa Francisco a acoger, conocer y reconocer a los migrantes

Es urgente dijo el Papa “recibir, conocer y reconocer al otro”. Alrededor del altar de la Confesión de San Pedro estaban presentes las banderas de 49 Estados de donde provienen los inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo.

A un día de su llegada, el Sumo Pontífice participó en una misa por el 104º Día Mundial del Migrante y del Refugiado.

Bergoglio advirtió que no es fácil entrar en la cultura de otros, ponerse en el lugar de personas "tan diferentes a nosotros, comprender sus pensamientos y experiencias", en tanto añadió que así se renuncia con frecuencia al encuentro con el otro y se alzan barreras defensivas. Y los que llegan también tienen miedos: temen la confrontación, ser juzgados, la discriminación, el fracaso.

"Las comunidades locales temen a veces que los que acaban de llegar puedan romper el orden establecido, que se lleven por delante lo que ha costado mucho tiempo construir".

"Estos miedos son legítimos, están basados en dudas que son totalmente comprensibles desde un punto de vista humano".

El Papa, además, agregó que "tener dudas y miedos no es un pecado".

En la Misa que presidió a primera hora de la mañana en la Basílica vaticana, señaló que "el verdadero encuentro con el otro no se limita a la acogida sino que nos involucra a todos en las otras tres acciones que resalté en el Mensaje para esta Jornada: proteger, promover e integrar".

El papa Francisco tachó hoy de pecado que los inmigrantes y los habitantes de los países que los reciben renuncien a conocerse eintegrarse por un miedo que, aunque "legítimo", no debe alimentar el odio y el rechazo entre las partes.

Por último encomendó a la Virgen María “las esperanzas de todos los migrantes y refugiados del mundo, y las aspiraciones de las comunidades que los acogen, para que, conforme con el supremo mandamiento divino de la caridad y el amor al prójimo, todos podamos aprender a amar al otro, al extranjero, como nos amamos a nosotros mismos”.