Domingo, 23 Setiembre 2018
Ultimas noticias
Casa » Joven se arranca los ojos durante alucinación con metanfetaminas

Joven se arranca los ojos durante alucinación con metanfetaminas

26 Febrero 2018
Joven se arranca los ojos durante alucinación con metanfetaminas

Kaylee Muthart, una joven residente de Anderson, en Carolina del Sur, es la protagonista de un caso que ha estremecido Estados Unidos.

La familia de la joven Kaylee Muthart, en Carolina del Sur, explica que su hija de 20 años se arrancó los ojos durante sus alucinaciones causadas por ingerir drogas.

Mientras se recupera, su madre da revelado detalles del suceso para concienciar a los jóvenes sobre las posibles consecuencias del consumo de drogas.

Ahí, médicos no pudieron hacer nada para salvar los ojos de Kaylee, por lo que sólo limpiaron lo que quedaba dentro de las cuencas para prevenir alguna infección.

Acorde con el medio, Kaylee continúa hospitalizada.

La joven todavía se encuentra en el hospital, en lo que será un largo camino hacia la recuperación.

"Fue una lucha, ni siquiera puedo explicar esa sensación cuando me enteré, fue horrible", declaró Tompkins."Estaba agradecida de que estuviera viva, pero sabía que algo andaba mal con ella", agrega en alusión al impacto que sufrió al enterarse que su hija no vería jamás.

Quienes la vieron relataron que estaba "boca arriba" frente a una iglesia, aseguraba que escuchaba voces en su cabeza que le gritaban que sacrificara sus ojos para poder llevarlos al cielo.

Los médicos comentaron que Kaylee pudo haber consumido metanfetamina mezclada con otra sustancia, y eso le produjo las alucinaciones. Tompkins cree que alguien se la dio mezclada con marihuana.

Kaylee aceptó ingresar a una clínica de rehabilitación una semana antes del terrible hecho, pero lamentablemente fue demasiado tarde para impedir que atentara contra su vida.

El día del incidente, los feligreses de la capilla South Main escucharon los gritos de Kaylee y corrieron a ver qué sucedía.

Los médicos recomiendan que Kaylee use ojos protésicos para preservar la estructura de su cara y proteger a sus órbitas de bacterias.

Después que reciba el alta médica, Kaylee quiere aprender a vivir con su nueva condición y advertir a los jóvenes sobre los graves peligros del consumo de drogas.