Miércoles, 18 Julio 2018
Ultimas noticias
Casa » Trump "está moralmente incapacitado" para la presidencia: James Comey

Trump "está moralmente incapacitado" para la presidencia: James Comey

16 Abril 2018
Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó el domingo una nueva serie de insultos contra James Comey, desafiando las acusaciones del exdirector del FBI en un libro que será publicado esta semana e insistiendo en que nunca lo presionó para que fuera leal a él.

La entrevista de Comey con la cadena estadounidense ABC fue emitida como antesala a la publicación el martes de las memorias del exfuncionario, A Higher Loyalty: Truth, Lies and Leadership (Una lealtad mayor: verdad, mentiras y liderazgo), en las que describe sus interacciones con el presidente republicano.

El despido de Comey se produjo en un momentos en que la Oficina Federal de Investigaciones estaba investigando posibles conexiones entre la campaña de Trump y una supuesta intervención de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

El presidente envió el domingo temprano una serie de tuits diciendo que la investigación sobre el correo fue manejada de manera "estúpida" y llamó a Comey "canalla".

"Y la pregunta es ¿cuándo una mancha es demasiado grande y cuánto la mancha eventualmente te hace incapaz de lograr tu objetivo de proteger y servir a tu país?", planteó.

"Honestamente, nunca lo pensé, pero no sé si el actual presidente de EU estuvo con prostitutas orinando una sobre otra en Moscú en 2013", reconoció Comey. Apenas si conocía a este tipo. "Sólo (es) otra de sus muchas mentiras".

En su libro, Comey asegura que en una reunión privada cuando dirigía el FBI, Trump lo presionó para que le jurara lealtad, según detallan algunos medios estadounidenses que han tenido acceso en exclusiva al libro antes de que salga al mercado.

El presidente también dijo que Comey manejó "estúpidamente" una investigación sobre la rival de Trump en la elección de 2016, Hillary Clinton, enfocada en la utilización por parte de la demócrata de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado.

En el libro, admite que tal vez su preocupación por la legitimidad de la elección de Clinton, que entonces las encuestas daban como ganadora segura, tuvo "más peso que si las elecciones hubieran parecido apretadas o si Donald Trump hubiera figurado delante en las encuestas".

De hecho, el propio Trump volvió hoy a arremeter contra el hombre al que despidió en mayo del año pasado, decisión que está siendo investigada como un posible intento de obstrucción a la justicia por parte del fiscal especial Robert Mueller.