Martes, 14 Agosto 2018
Ultimas noticias
Casa » Repsol pisa el acelerador en la recta final de su plan estratégico

Repsol pisa el acelerador en la recta final de su plan estratégico

08 Junio 2018
Repsol pisa el acelerador en la recta final de su plan estratégico

El plan, una actualización del que abarcaba los años 2016 a 2020 después de alcanzar todos los objetivos justo en el ecuador del calendario, establece una inversión de 15.000 millones para todo el periodo. Además de las citadas inversiones y el aumento del dividendo, la nueva estrategia se basa en el desarrollo de nuevos negocios vinculados a la transición energética, básicamente en el gas y la generación eléctrica baja en emisiones.

Para los proyectos energéticos de bajas emisiones de CO2 Repsol destinará EUR 2.500 millones.

El mercado pareciera haber aprobado la actualización del plan estratégico de Repsol, cuya versión original se había presentado en octubre de 2015. El plan estratégico se basa en un escenario lineal de precios del Brent a 50 dólares por barril.

El nuevo plan de Repsol pasará así página a uno anterior en el que el grupo fue capaz de compaginar la 'digestión' de la compra de la canadiense Talisman, con un plan de desinversiones y una estricta disciplina financiera que le llevaron a superar sus objetivos, así como de aprender a convivir en un entorno de bajos precios del petróleo, que ahora parece revertirse.

El aumento de la producción hasta los 750.000 barriles equivalentes de petróleo al día en 2020 se verá complementado por una activa gestión del portafolio, mediante la cual se sustituirán la producción de barriles por otros con mayor margen de beneficio.

"Teniendo en cuesta el coste de reposición de las reservas, los 50 o 60 dólares pueden ser un suelo para el precio del crudo en los próximos años", añadió.

Esos 2.500 millones no contemplan, en principio, la adquisición de la eléctrica Viesgo, controlada por el fondo de capital riesgo australiano Macquarie. El Plan Estratégico 2018-2020 permitirá consolidar esta posición de liderazgo en áreas como el Refino y el Marketing, y aprovechar el incremento de la demanda y las nuevas oportunidades de crecimiento.

De los 15.000 millones de euros de inversiones previstas hasta 2020 por la compañía, un total de 4.200 millones se destinarán a proyectos de Downstream, repartidos entre la expansión internacional de algunos de sus negocios y el mantenimiento y mejora de los activos clave que garantizan un desempeño excelente.

El negocio de Upstream invertirá 7.900 millones de euros hasta 2020, de acuerdo con la actualización del Plan Estratégico.

Asimismo, el área de Upstream pondrá en marcha un nuevo programa de eficiencia y digitalización, que cuenta con más de 600 iniciativas y un objetivo de alcanzar los 1.000 millones de dólares de flujo de caja libre al año en 2020, de los que ya se han identificado y materializado proyectos por 600 millones de dólares.

El negocio de Downstream ha demostrado la fortaleza del modelo integrado de Repsol, con unos activos a la vanguardia a escala europea que han sido unos grandes generadores de caja.

El plan estratégico destina 11.000 millones de los 15.000 millones de euros de inversión prevista al núcleo de la cartera de activos de la compañía, con 4.700 millones para aumentar la producción en el área de 'upstream' (exploración y producción) y otros 4.000 millones en el de 'downstream' (refino, química, comercialización).

Sobre el negocio de lubricantes y Gases Licuados del Petróleo (GLP) se impulsará el crecimiento en Asia y Sudamérica, en el primer caso; y en el sur de Francia y Marruecos, en el segundo.

Con todas estas iniciativas, Repsol estima que el flujo de caja operativo de Downstream aumente en EUR 700 millones en 2020 en comparación con 2017, lo que supone un alza del 27% durante el período.

El consejero delegado no ha querido ir más allá en este terreno pero sí ha señalado que quieren capacidades de generación tanto en el aspecto orgánico, es decir, invirtiendo en nuevos proyectos de energías renovables, como en el aspecto inorgánico, es decir comprando centrales, bien sean instalaciones de ciclo combinado o adquiriendo una compañía.

A estos negocios se suma la creación de nuevas oportunidades a largo plazo en iniciativas bajas en emisiones, así como el desarrollo de nuevas capacidades en este ámbito. Para ello, Repsol venderá gas y electricidad a través de una plataforma digital.