Sábado, 15 Diciembre 2018
Ultimas noticias
Casa » España quiere prohibir los vehículos a combustión desde 2040 — Onda eléctrica

España quiere prohibir los vehículos a combustión desde 2040 — Onda eléctrica

14 Noviembre 2018
España quiere prohibir los vehículos a combustión desde 2040 — Onda eléctrica

España dejará de matricular a partir del 2040 cualquier "turismo o vehículo comercial ligero (furgoneta)" que emita dióxido de carbono (CO2), el principal gas causante del efecto invernadero. El Gobierno de Pedro Sánchez plantea introducir estas dos fechas en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. ¿Pero qué significa este anuncio? ¿Estamos ante un brindis al sol, o ante una propuesta realmente seria?

La propuesta del Gobierno, según han explicado fuentes del Ministerio, es similar a la del Reino Unido, que ha anunciado que prohibirá la venta de coches diésel y gasolina en 2040 y que en el año 2050 ya no podrán circular.

Esto afecta a todos los vehículos que utilizan un motor de combustión tradicional, como los gasoleros o nafteros, pero también a los automóviles propulsados por otros sistemas que, aunque en menor cantidad, también emiten dióxido de carbono (CO2), como los híbridos, los de gas natural (GNC) o los de gas licuado del petróleo (GLP).

En el 2030 habrá que contar ya con una cuota importante de vehículos "de con nulas o bajas emisiones” pero el borrador de la ley no la especifica". El borrador en el que el Gobierno expresa de forma general sus metas de cara a 2030 y 2050 fija como obligatoria la instalación de puntos de recarga eléctrica o 'electrolineras' en las gasolineras tradicionales, "en distintos plazos en función de su volumen de venta".

Francia también ha anunciado que prohibirá la venta de coches de combustión en 2040, según la misma fuente, que ha precisado que Dinamarca, Irlanda, Alemania y Holanda pretenden lograrlo en 2030 y Noruega en 2025. Con todo, España piensa en cumplir las directrices pactadas en las que se pretende un nivel de emisiones cero.

Los municipios de más de 50.000 habitantes estarán obligados, por su parte, a crear zonas de bajas emisiones donde solo puedan acceder los vehículos más ecológicos.

Con este objetivo en el horizonte, la hoja de ruta en la que trabaja el equipo de la ministra Teresa Ribera planea eliminar el uso de combustibles fósiles y, desde que entre en vigor la ley, no se otorgarán nuevas autorizaciones para realizar actividades de exploración, permisos de investigación ni concesiones de explotación de hidrocarburos en todo el territorio nacional, lo que incluye el mar territorial.

Tampoco se podrán desarrollar actividades de "fractura hidráulica" ("fracking") para la explotación de hidrocarburos, según la futura ley, que establecerá que las actividades vigentes para estas actividades no podrán seguir más allá del año 2040.

Esta norma tiene como finalidad que España cumpla con los compromisos adquiridos por la comunidad internacional en el Acuerdo de París contra el cambio climático: evitar que la temperatura media de la tierra suba más de 1,5 a 2 grados en el siglo XXI.

Con todo este esfuerzo se deberá reducir un 20% las emisiones de C02 respecto a la cifra del año 1990.

En cuanto a los subsidios e inversiones en combustibles fósiles, apuesta por que a partir de la entrada en vigor de esta ley quedará prohibidos aquellos que favorezcan el consumo de combustibles fósiles y se terminará con los existentes.

Para ello, en 2030 prevé lograr una penetración de energías renovables final del 35 por ciento; un sistema eléctrico con al menos un 70 por ciento de generación renovable y una mejora de la eficiencia energética de al menos un 35 por ciento respecto a la línea base de la UE. Para que se lleve a cabo, el Gobierno prevé que va a ser necesario "impulsar la instalación de un mínimo de 3.000 MW de potencia al año" a partir del año 2020.