Miércoles, 26 Junio 2019
Ultimas noticias
Casa » ¿La DEA y el Cártel de Sinaloa acordaron trabajar juntos?

¿La DEA y el Cártel de Sinaloa acordaron trabajar juntos?

09 Enero 2019
¿La DEA y el Cártel de Sinaloa acordaron trabajar juntos?

El juicio que enfrenta Joaquín "El Chapo" Guzmán podría terminar en la semana del 21 de enero, aunque la defensa dice que el proceso podría alargarse hasta mediados de febrero.

Este lunes fue el último día en que el hijo del Mayo Zambada, Vicente Zambada Niebla "el Vicentillo", declaró en el juicio en contra del narcotraficante mexicano Joaquín "el Chapo" Guzmán, mismo que se lleva a cabo en Nueva York, en Estados Unidos.

Sin embargo, las declaraciones de "El Rey" boicotearon hasta cierto punto la estrategia de la defensa: poner en duda el liderazgo de "El Chapo" en el cartel de Sinaloa, y más bien atribuirle el control principal a Vincentillo y, sobre todo, a su padre "El Mayo".

"Él sabía que testificaría porque me declaré culpable cuando él estaba libre, con mi padre, y me comprometí a cooperar con la Fiscalía", insistió Vicente, que reafirmó: "No veo el futuro y no sabía que mi compadre Chapo estaría aquí".

Durante las tres sesiones en las que "El Vicentillo" aportó su testimonio manifestó que "El Chapo" le contó sobre su huida del penal de alta seguridad de Puente Grande en 2001, de donde salió en un carrito de lavandería conducido por un custodio, y le narró los conflictos que tuvo con Rodoldo Carrillo Fuentes y los hermanos Arellano Félix.

"Cuando la fiscal, Amanda Liskamm, le preguntó: "¿Sabe usted si el acusado es un narcotraficante real o un mito inventado que no trafica con drogas? ¿Un poderoso líder del cártel de Sinaloa o un mito que vive escondido en las montañas sin hacer nada?", el testigo respondió que "es un traficante real que trabaja con drogas y un líder del cártel como mi papá". De acuerdo con el testigo, los intercambios fueron a instancias de la agencia estadounidense de lucha contra las drogas (DEA, en sus siglas en inglés), que también controló dichas charlas en las que Vicentillo pidió a su padre que se entregara.

Balarezo cuestionó también que aquellas fueran las únicas comunicaciones entre padre e hijo, remarcando el papel de mensajeros de los abogados de Vicentillo, que se reunían con su padre en su escondite en la sierra del Sinaloa. Todos ellos, antiguos enemigos o miembros del cartel, muertos o en prisión.