Martes, 18 Junio 2019
Ultimas noticias
Casa » Aliado de Daniel Ortega renuncia a Suprema Corte y lanza duras críticas

Aliado de Daniel Ortega renuncia a Suprema Corte y lanza duras críticas

13 Enero 2019
Aliado de Daniel Ortega renuncia a Suprema Corte y lanza duras críticas

Díaz, consuegro del presidente Ortega y de la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, defendió la actuación policial en el marco de las manifestaciones antigubernamentales, porque, a su juicio, intentaban derrocar al mandatario. A través de una carta dirigida a la pareja presidencial Daniel Ortega y Rosario Murillo, Rafael Solís renunció a su cargo como Magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua y denunció los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen y citados en el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El político opositor nicaragüense Chester Membreño, quien se manifestó contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, fue condenado a 30 años de prisión por el delito de terrorismo en el marco de la crisis que vive el país desde abril pasado y que ha dejado cientos de muertos y detenidos, informó el Poder Judicial.

"Sin embargo, finalizó el 2018 y nada de eso ocurrió, más bien todo lo contrario: el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional, casi total, y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora, en 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz, la justicia y la reconciliación en nuestro país", subraya Solís en su carta de renuncia. "La del doctor Solís es una renuncia políticamente motivada, y de mucho peso, porque él era el comisario político del orteguismo en el Poder Judicial, de los principales asesores y consultores, involucrado en todos los golpes a la Constitución".

El magistrado sandinista Rafael Solís alerta sobre la consolidación de una dictadura "con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que han hecho desaparecer todos los poderes de Estado".

Solís, considerado uno de los hombres de confianza y del círculo de poder de Ortega, habría confirmado la veracidad de la carta al diario La Prensa y a Confidencial.

Denunció que el gobierno de Ortega decidió acabar con las protestas populares, los jóvenes y los tranques "a sangre y fuego en un uso desproporcionado de la fuerza, y armando de manera irresponsable con armas de guerra a una gran cantidad de jóvenes y algunos sandinistas ya retirados que también participaron con la Policía en la represión".

El ex magistrado habla en su renuncia de "la guerra contra los medios de comunicación", incluyendo a periodistas fallecidos, golpeados, presos, exilados, luego que el régimen suprimió el derecho a la gente de protestar en las calles.

"Hay periodistas muertos, presos y sobre todo una gran cantidad de periodistas en el exilio, y los pocos que quedan en Nicaragua poco a poco van a ser reprimidos y tendrán que irse al exilio o terminarán en la cárcel", avisó.

Asimismo, advirtió de un "caos económico" y que "las posibilidades de una nueva guerra civil en el país, que nadie desea, se verán ahora más cercanas que nunca".

"Yo no deseo una guerra civil para Nicaragua pero me queda claro que ustedes van por ese camino y ante un Ejército que por alguna razón no ha desarmado a los grupos armados, también es lógico esperar que los grupos de oposición van a buscar cómo armarse y el país va a retroceder cuarenta años, y volver, si es que no estamos ya, a esos ciclos de violencia tan característicos a lo largo de nuestra historia", advierte el magistrado.

"No hubo tal golpe de Estado, ni agresión externa, sino un uso irracional de la fuerza y ustedes se empeñan en continuar haciendo mal las cosas hasta llevar al país a una guerra civil".