Jueves, 25 Abril 2019
Ultimas noticias
Casa » Bruselas reduce las previsiones de crecimiento para la Eurozona

Bruselas reduce las previsiones de crecimiento para la Eurozona

10 Febrero 2019
Bruselas reduce las previsiones de crecimiento para la Eurozona

El Ejecutivo comunitario también revisó a la baja el crecimiento económico durante 2018 de la eurozona y del conjunto de la Unión (dos décimas menos frente a la estimación de noviembre, hasta el 1,9 %).

La CE también hizo referencia a otros aspectos que tendrán un impacto negativo en el incremento del PIB y señaló que las "preocupaciones" por el vínculo entre los bancos y la deuda pública, así como por la sostenibilidad de la deuda "están resurgiendo en algunos países de la eurozona".

De esta manera, la Comisión empeora las previsiones de PIB para España al rebajar en una décima la estimación tanto para este año como para el próximo.

Bruselas revisó hoy seis décimas a la baja la previsión de crecimiento para la eurozona, al 1,3 %, y cuatro décimas la de la Unión Europea (UE), al 1,5 % en 2019, cotas que esperan repunten ligeramente en 2020, hasta el 1,6 % y 1,7 %, respectivamente.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen, afirmó en el Foro de la Nueva Economía que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) del 22,3% este año puede reducir el ritmo de creación de empleo.

El Ejecutivo comunitario espera que esta desaceleración continúe este año y el próximo, debido sobre todo al descenso del consumo privado que coincidirá con un repunte en el ahorro de los hogares tras los mínimos registrados el año pasado.

Por otra parte, la Comisión Europea cree que la "creación de empleo se debilitará" en los próximos meses, a causa "del esperado impacto amortiguador del incremento en el salario mínimo".

El Ejecutivo comunitario explica que en los próximos meses continuará la desaceleración de la economía a medida que el ciclo "madura", pero también advierte de que España se enfrenta a riesgos relacionados principalmente con un entorno global "más débil de lo esperado" y una incertidumbre "creciente" tanto a nivel interno como externo. Sin embargo, añade que el crecimiento de la tasa de empleo seguirá reduciendo el nivel de paro a lo largo de todo el horizonte temporal.

De acuerdo con las últimas estimaciones del Ejecutivo comunitario, el crecimiento económico de la Eurozona se situará este año en el 1,3% (anteriormente el 1,9%) debido a la debilidad de la demanda mundial, a la incertidumbre que afecta a la confianza, y a algunos factores internos temporales específicos. Mientras que de cara a 2020, espera un aumento del 1,6%, menor que el 1,7% previsto en otoño. "Los fundamentos de la economía europea permanecen sólidos y sigue habiendo buenas noticias, sobre todo en materia de empleo". Una ralentización que se debe en gran parte a las "considerables" revisiones a la baja de Alemania e Italia, que crecerán en 2019 un 1,1% y un 0,2%, respectivamente. Culpó la incertidumbre sobre las políticas gubernamentales y los mayores costos de endeudamiento como lo queempujó a Italia a una recesión en la segunda mitad del año pasado.

"Por último, los servicios económicos de la Comisión Europea creen que la inflación disminuirá hasta el 1,2% en 2019 como consecuencia de un menor precio del petróleo, para después aumentar hasta el 1,5% en 2020 por el incremento gradual" de la inflación subyacente.

Se espera que el crecimiento en la Unión Europea de 27 naciones -sin Reino Unido, cuya salida está prevista para finales de marzo- caiga al 1,5 por ciento este año, frente al 2,1 por ciento de 2018.

Durante su intervención ha destacado que, pese al recorte de las previsiones de crecimiento de la economía española, la actividad sigue siendo "robusta" y "tristemente", solo amenazada por riesgos externos y "artificiales", como la guerra comercial o el Brexit.