Martes, 25 Junio 2019
Ultimas noticias
Casa » Abuelas de Plaza de Mayo presenta a Matías, el nieto 130

Abuelas de Plaza de Mayo presenta a Matías, el nieto 130

14 Junio 2019
Abuelas de Plaza de Mayo presenta a Matías, el nieto 130

A través de este mensaje en su cuenta de Twitter, las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron, el pasado lunes, que habían recuperado al nieto número 130. A su lado el joven contó que decidió participar de la conferencia de anuncio "para contar su lucha, para que la sociedad conozca su caso y tal vez así tener información sobre sus padres y hermano", que aún no fue recuperado.

Por otra parte, también resaltó que, sin la insistencia de sus amigos y su pareja, nunca se habría podido reencontrar con su familia, ya que si bien sabía que sus padres biológicos podrían ser desaparecidos, "no me interesaba ingresar en una búsqueda con resultado incierto que desgastaría mis energías vanamente".

El tío de Javier, Roberto, hermano de Elena, estuvo presente en la conferencia, acompañando a su sobrino.

La de Javier es la segunda restitución de identidad en lo que va del 2019.

Javier Matías es hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, según publicó Vía País y ambos desaparecidos en 1977 y de cuyo paradero jamás volvió a saberse.

El niño fue dado en adopción en Buenos Aires y en 1999 se mudó a Córdoba, donde comenzó su búsqueda. La Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) le comunicó que había encontrado a su sobrino y que podían reunirse. "No se comunicó antes porque no hay una sentencia definitiva sobre la desaparición de mis padres".

Se estima que cerca de 500 bebés fueron robados por la dictadura, en uno de los delitos más crueles y espeluznantes que cometieron militares y civiles durante los años de plomo.

"La restitución de mi identidad es una homenaje a mis padres, una caricia al alma", continuó el nieto recuperado, quien explicó que para él su historia no está resuelta porque aún quiere saber qué pasó con sus padres. "Les agradezco tanto porque nunca dejaron de llamarme y con cada relato me ayudaban a abrir un poco más los ojos", destacó. "Las esperanzas se fueron livianizando (sic) con mi hermana pero nunca se fueron perdiendo con las de Javier", recalcó.

"Mati, te amo desde lo más profundo de mi corazón".

A mediados de la década de 1980 las abuelas de aquellos bebés robados impulsaron la creación de un banco para almacenar sus perfiles genéticos y lograron que en 1987 el Congreso creara por ley el Banco Nacional de Datos Genéticos.

La última nieta que abuelas había encontrado era una mujer nacida en 1977, un mes después de que su madre, Norma Síntora, fuera secuestrada. Cursaba el octavo mes de embarazo. Ella era conocida por sus compañeros de militancia como "La Morocha", "Raquel", "Marta" o "La Turca".