Domingo, 21 Julio 2019
Ultimas noticias
Casa » Sonda japonesa Hayabusa2 vuelve a aterrizar en asteroide

Sonda japonesa Hayabusa2 vuelve a aterrizar en asteroide

11 Julio 2019
Sonda japonesa Hayabusa2 vuelve a aterrizar en asteroide

- La sonda japonesa Hayabusa2 comenzó hoy el descenso a un remoto asteroide para tomar muestras subterráneas que puedan aportar información sobre el origen del sistema solar, informó la agencia responsable.

La maniobra que realizo en esta ocasión Hayabusa2 tenía como objetivo aterrizar en un cráter en la superficie realizado por la misma sonda cuando impacto un proyectil hace unos meses atrás, para luego obtener diferentes muestras de suelo para posteriormente realizar el correspondiente estudio.

La noticia fue recibida con los aplausos y los rostros de felicidad de los técnicos, que se levantaron en la sala de control para expresar su júbilo.

El aterrizaje se realizó cerca de las 1:20 GMT de este jueves, convirtiéndose en su segundo aterrizaje exitoso, desde febrero, cuando realizó su primer descenso para recoger muestras de su superficie.

En abril, la sonda Hayabusa2 creó un cráter especial arrojando una herramienta de cobre.

Se trata del último reto de esta ambiciosa misión antes del retorno a Tierra de la sonda, el año próximo.

La aventura de Hayabusa2, de un costo de alrededor de 270 millones de dólares, comenzó el 3 de diciembre de 2014, cuando la sonda inició un periplo de 3.200 millones de kilómetros para llegar hasta Ryugu, a una distancia promedio de 340 millones de kilómetros de la Tierra, ya que es imposible ir en línea recta.

En el segundo aterrizaje en el asteroide Ryugu, Hayabusa2 completó con éxito su misión de recoger muestras, que se espera que ofrezcan datos sobre la historia del Sistema Solar, y abandonó el asteroide. Hay científicos que creen que podría contener agua y materia orgánica desde los tiempos en que nació el sistema solar, hace cuatro mil 600 millones de años.

La sonda largó en octubre sobre su superficie un pequeño robot franco-alemán, Mascot, que trabajó durante más de 17 horas para analizar la composición de este cuerpo rocoso y primitivo.

La agencia japonesa ya envió antes una misión similar (Hayabusa) hacia el asteroide Itokawa, lo que permitió recolectar polvo de este pequeño cuerpo celeste.